VADER IMMORTAL – ANÁLISIS COMPLETO

Mucho más que un juego, sentite parte de Star Wars.

Si sos fanático de Star Wars, probablemente en algún momento soñaste con disfrutar de una verdadera experiencia en el espacio exterior. En ese sentido Vader Immortal, recién llegado a la PlayStation 4 junto a sus lentes PSVR, ofrece justamente esa experiencia desde el 25 de agosto de 2020, a través del desarrollo de ILMxLAB.

La obra cuenta con una duración similar a lo que sería una película de la saga, básicamente divido en tres episodios de aproximadamente una o dos horas como máximo y plagado de escenas que erizan la piel. Desde el momento cero, se tomará el rol de una persona dotada con las habilidades de La Fuerza.

La historia inicia con el usuario del equipo al mando de una nave espacial de La Resistencia, dando lugar a un tutorial bastante rápido que invita a conocer las funcionalidades primordiales del sistema de realidad virtual. Este entrenamiento se basa en mecánicas con el sable luminoso y manejo del vehículo escapando de cazadores.

Una vez establecida la travesía, el impacto visual será algo constante, absolutamente plagado de momentos de suma adrenalina que aprovechan al máximo la tecnología VR. Entre ellos, visualizar a través de la ventana de la nave o, técnicamente hablando, realizar un mínimo movimiento de cabeza y tener un feedback inmediato. La verdadera aventura inicia aterrizando en el planeta Mustafar, donde se encontrará Darth Vader y quien encargará una tarea muy importante.

El apartado visual tiene muchas similitudes con Iron Man’s VR; las figuras humanas son imponentes y la utilización de cascos (o en este caso lentes) se empiezan a disfrutar más en comparación a las primeras experiencias. Los laureles fueron para el CGI de los protagonistas; tener a Vader de frente y que te hable directamente, como fanáticos de Star Wars, es incomparable. La música tiene la licencia oficial, con lo cual escuchar The Force Song es otro de los instantes emocionantes.

La interfaz jugable es muy simple, básicamente se pone en piel del contrabandista y obliga a sentirse como él, sin radares ni HUB. La dificultad es única y muy fácil; no es un juego apto para gamers hardcore, sino que se dirige a quienes quieran gozar de un anexo del universo de la Guerra de las Galaxias.

En conclusión, independientemente de que seas un fan de Star Wars o no, si contás con el equipamiento de realidad virtual en tu PlayStation 4, vale mucho la pena adentrarse en esta atrapante narrativa.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.