Crash Bandicoot 4: It’s About Time – NEXT GEN REVIEW

Una joya llevada a la nueva generación de consolas y a la portabilidad de Nintendo Switch.

Crash Bandicoot, el marsupial más querido de la industria gamer, es traído de regreso a nuestras consolas gracias a Toys for Bob, el estudio que decidió tomar las riendas del excelente trabajo de Naughty Dog. Si bien su antecesor Crash Bandicoot N.Sane Trilogy fue un éxito rotundo, no dejaba de ser un remake de títulos ya jugados. En esta ocasión, su proyecto fue más grande no solo para captar la atención de gamers jóvenes y veteranos, sino también porque se vieron desafiados a mantener la esencia de un título de primeras ligas. Sin dudarlo, han conseguido mantener esa magia y superar las expectativas. Te contamos por qué.

Crash Bandicoot 4: It’s About Time, se publicó en 2020 en PlayStation 4 y Xbox One. Los desarrolladores decidieron ampliar las plataformas; ahora desembarcando en PlayStation 5, Xbox Series y Nintendo Switch, incluso desde el 26 de marzo de 2021 podrán jugarlo en PC vía Battle.net. El código para realizar esta review fue cedido muy amablemente por Activision para la consola de Nintendo, lo que nos permitió probarlo tanto en portátil como en dock.  

Antes de avanzar sobre las tecnicidades, el argumento de esta entrega continua directamente de Crash 3 y nos introduce a una historia donde Uka-Uka, con ayuda de Neo Cortex y N. Tropy, escapa de su prisión espacial y abre una grieta cuántica que les dará paso a nuevos (y viejos) villanos cuyo propósito será el de conquistar el mundo. En este embrollo, Crash y Coco, los personajes jugables, tendrán que incursionar sobre diferentes mundos recolectando máscaras especiales para salvar al planeta. 

Ahora bien, para indagar sobre las características del juego, es imposible no comenzar con sus increíbles gráficas que arrasan a su predecesor con un agregado de complementos que flexibilizan el juego a los estándares actuales; ya sean skins, como así también objetos recolectables que se aplican de forma estética y captan la atención de los jugadores achievers. Crash Bandicoot 4 en portátil es verdaderamente increíble; la pantalla de Nintendo Switch se adapta perfecto a las necesidades del juego, las letras son nítidas y el brillo está muy bien equilibrado, la precisión de los joy-cons es correcta, pero admitimos que jugarlo con joystick es una experiencia completamente diferente. Al haber probado este mismo juego en PlayStation 4 y Xbox One el año pasado, jugar esta nueva versión retocada para las nuevas consolas en dock hace notar la mejoría al extremo; honestamente la potencia de la gran “N” a veces deja ciertas dudas, pero esta vez, el trabajo de los desarrolladores es absolutamente óptimo; en ningún momento se vieron caídas de los cuadros por segundo.

Fuera del gameplay, que redundamos en su grado de culminación, los niveles son muchísimos y súper variados. La dificultad es muy versátil, pues ciertos escenarios son simples de atravesar, pero sumamente complejos a la hora de romper todas las cajas. A diferencia de las anteriores entregas, ahora hay varias formas de terminar un nivel y para completarlo al 100% el desafío se vuelve complicado, ideal para el gamer hardcore promedio. Superar la historia principal no es más que una pizca de lo que nos ofrece Toys for Bob.

Las mecánicas se mantuvieron en comparación a los originales, solo que se han agregado nuevas formas de jugar, cuyo complemento no hace más que embellecer a esta magnífica entrega. Algunas de las dinámicas incorporadas son las máscaras de tiempo y el traje de realidad alternativa que habilitan puntos en el mapa y que a simple vista no se encuentran. 

En conclusión, Crash Bandicoot 4: It’s About Time, es un videojuego que recomendamos probar a toda la audiencia, no solo por sus personajes entrañables o sus perfectas y divertidas animaciones, sino también por lo entretenido que es en todos los aspectos. Asimismo, aporta honorablemente tanto a la franquicia como al género plataformas aplicando un grado de dificultad que es digno de invertir horas y horas hasta superar las encrucijadas. Luego de jugarlo por más de 30 horas, aún hay mucho de Crash por explorar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.