Kena: Bridge of Spirits | REVIEW

La aventura definitiva ya está en tus manos. 

No hace falta mencionar la altísima expectativa que todos los gamers tuvimos por Kena: Bridge of Spirits a partir de lo cautivante que resultaron los trailers y gameplays en las múltiples exposiciones de los últimos meses. Sin embargo, no es meramente una bella pieza artística animada, sino que se trata de un gran juego y en esta reseña te lo contamos sin spoilers. Agradecemos a Ember Lab, su desarrolladora, por enviarnos amablemente un código para realizar este análisis en PC. También disponible en PlayStation 4 y 5 desde el 24 de septiembre de 2021.

Todo comienza con la presentación de Kena, la clara estrella de esta obra. Simplemente nos introduce en un mundo lleno de espíritus que se encuentran sufriendo por un terrible mal que los azota. La misión inicial será acompañar a unos pequeños hermanos hasta la cima de una montaña para recobrar la paz de esta majestuosa tierra. Algo que nos resultó hermoso fue que toda esta vivencia está contada con un enfoque que trata de expresar la parte más tierna de los personajes.


Al empezar la partida, el jugador se encontrará con un pequeño prólogo que actuará como tutorial muy bien guiado y de corta duración, pero con una potencia artística sublime. Continúa un nivel que se dividirá en tres subniveles y estos últimos tres, en una sub derivación adicional de otros tres escenarios. Cada uno de ellos estará comandado por una cadena de misiones principales y cientos de acertijos por resolver y secretos por descubrir.

Al analizar el gameplay estamos hablando de un juego de aventuras bien acondicionado a los estándares actuales. Conoce a la perfección lo que los gamers necesitamos, es decir, esa frescura de cuándo iniciar con una dinámica nueva y cuándo abandonar una mecánica antes de que se vuelva repetitiva. Esta secuencia avanza conforme se progresa en la historia, ya que comienza aparentando ser un juego simple en dificultad, pero progresivamente nos da un cachetazo y obliga a cambiar de posición en la silla para estar atentos y centrarnos en los obstáculos, puesto que se torna un verdadero desafío. 

Los elementos a utilizar son varios y la libertad de movimiento que se brinda es sumamente cómoda. Su adaptación está perfectamente adaptada a cualquier joystick (o incluso es oportuno con el teclado). El jugador deberá empoderar a Kena con upgrades de combate, defensa y otros stats que serán vitales para avanzar en la trama. La protagonista contará no solo con su bastón, sino también con un arco espectacularmente bien logrado y unas bombas bien traducidas en código y diseño. Es imposible no mencionar que se ha tomado la inspiración de tanques clásicos y modernos como The Legend of Zelda: Breath of the Wild, ya que estas armas se utilizarán tanto para combatir a los enemigos, como así también para resolver algunos de los puzzles que se vayan presentando. Estaríamos en posición de queja en caso de que funcionara mal, pero la realidad es que está perfectamente realizado y nos invita a disfrutar de una experiencia asombrosa. 

Existen varios coleccionables dentro de este juegos. Entre ellos, se destacan los rots (pequeños criaturitas negras vitales para algunas mecánicas y para subir de nivel), el karma (compras en las tiendas), las joyas, faroles (permite desbloquear casas en las aldeas) y más. Por más que quieras «rushear» la experiencia y alcanzar directamente a los jefes finales, resulta casi imposible no detenerse a explorar lo maravilloso de este mundo. 

El combate es uno de los estelares de esta experiencia de gaming. Es simple en su diseño conceptual, aunque alcanza por completo las expectativas de un título de aventuras de este estilo. Hay monstruos más fáciles, enemigos que deben ser derrotados con ciertas habilidades y respuestas veloces, y bosses finales épicos.

No existen palabras para describir la belleza del apartado gráfico de Kena: Bridge of Spirits. Estamos definitivamente frente a uno de los títulos más imponentes en dirección artística del año, ya sea en diseño de personajes, como de entornos y atmósferas. Cada espacio explota en detalles, incluso no jugando con mucha variedad, pues suelen ser espacios boscosos en día, tarde y noche, más alguna cueva, pero todos ellos espectaculares. Ember Lab supo crear momentos únicos e icónicos, y sonrisas de verdad, cosa que muy pocos estudios AAA logran realizar. Adicionalmente, cuenta con un «modo foto» de lo más tecnológico.

Kena: Bridge of Spirits es la poción definitiva compuesta por una dosis de combate, aventura, exploración y plataformas 3D que todos los gamers amamos, cuya duración promedia las 10 horas. Esperábamos mucho y recibimos más de la cuenta. Nos quitamos el sombrero ante Ember Lab, que demostró ser un estudio con un potencial deslumbrante.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.