Monster Hunter Rise | REVIEW

A cazar se ha dicho

Unos tres años más tarde que su predecesor, finalmente llegó Monster Hunter Rise. Esta entrega de CAPCOM fue inicialmente lanzada para Nintendo Switch el 26 de marzo de 2021, pero en PC se vio demorada hasta el 12 de enero de este año. Es en esta última plataforma en la que desde CDF Gaming hemos podido probar y disfrutar de esta nueva entrega de la saga gracias a la amabilidad del desarrollador al otorgarnos un código de acceso.

El título del juego es bastante literal y explícito sobre su gameplay, hay que cazar monstruos. Esto se hará aceptando misiones desde una aldea principal la cual nos redirigirá a un escenario puntual diseñado para cada misión específica, por lo que se abandona la idea de un juego plenamente apuntado al mundo abierto sino que se limita y focaliza la atención en mapas particulares.

Hay principalmente dos nuevas adiciones en esta nueva entrega que modifican, y mejoran, la jugabilidad significativamente. En primer lugar, tenemos el wirebug. Probablemente el elemento con mayor impacto al compararse con ediciones anteriores, esta nueva habilidad permite al cazador convertirse en un imitador de bajo presupuesto de Spider-Man. Se puede apuntar a cualquier lado y lanzar una suerte de soga a corta/media distancia que servirá para trasladarse grandes distancias, escalar montañas y utilizar movimientos especiales únicos para cada arma.

La otra novedad que presenta es el Palamute, una mezcla de perro y lobo que se puede montar para cubrir grandes distancias de traslado que de otra manera serían inabarcables. Este compañero fiel no solo servirá como medio de transporte, sino que ayudará en las luchas y, en caso de que nuestro objetivo esté huyendo, podremos montar nuestro Palamute y empezar la persecución del monstruo.

Estas dos incorporaciones dotan al juego de un dinamismo y una velocidad inédita para las ediciones anteriores, haciéndolo mucho más vertiginoso y entretenido.

Un nuevo modo de juego que presenta esta edición es el Rampage. Esta es una modalidad estilo tower defense en la que habrá que preparar las defensas de la aldea para que los ataques de oleadas de monstruos no puedan superar la muralla. Una buena idea para variar un poco la jugabilidad y que alienta el juego cooperativo para coordinar distintas tareas dentro de la defensa de la muralla.

Este nuevo modo, como el juego en su totalidad, son mucho más disfrutables en modo cooperativo. Las dificultades de los monstruos se adaptan a la cantidad de jugadores (máximo 4) por lo que eso no sería un inconveniente y nada supera la adrenalina y diversión de salir a la caza de monstruos con amigos.

En este tipo de sagas es imposible no comparar con las anteriores entregas, ya que son la base fundamental para entender el pasado, presente y futuro del juego. En esta entrega, Monster Hunter Rise presenta mejoras muy interesantes en varios aspectos mencionados a lo largo de esta review que sientan unas excelentes bases para que CAPCOM pueda construir a futuro con actualizaciones y nuevos lanzamientos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.