MYTH OF EMPIRES | REVIEW

La desarrolladora Angela Games, junto a Imperium Interactive Entertainment son los responsables de un gran título que entro al ruedo de los juegos de supervivencia: Myth of Empires, en donde todo puede ser posible.

Actualmente ha abandonado su estado de Early Access para lanzarse en su forma completa el 2 de marzo publicado como International Vanguard edition, promocionándose actualmente en un nuevo paquete que otorgará premios a aquellos deseosos de adquirir el título tempranamente, como armaduras, potenciadores de experiencia, interesantes modos de juego y más. La presente review se ha realizado en una PC de gama media, obtenido el código de juego de prensa por gentileza de la publicadora

Sobrevive, levea, conquista

Más allá del parecido que se le pueda adherir a su casi homónimo juego de estrategia, aquí nada tiene que ver ni la mitología ni clickear soldaditos, Myth of empires es un juego de supervivencia MMO, crafteo y construcción de imperios en toda regla ubicado en un amplio mundo abierto de aproximadamente 65m2 repleto de vegetación, fauna y vagabundos deseosos de tu bolsa o de pertenecer a un Señor… el cual podrías ser vos.

El juego está orientado en una antigua China arrasada por la guerra, donde vastas extensiones de territorio (cada servidor) han quedado sin dueño, lo cual implica un vacío de poder que debe ser llenado. Aquí entra el rol de los jugadores, quienes deberán no solo sobrevivir, sino mejorar, adaptarse, construir bases y buscar vasallos que se unan a su causa… y cuando no se pueda hacerlo, por la fuerza, incluyendo a otros jugadores.

Un mundo que aprender, más que jugar

Las mecánicas básicas del juego son muy similares a otros juegos de supervivencia MMO presentes en el mercado, pero se distancia de ellos en tanto que el objetivo no es sobrevivir en sí, sino que esa es solo la base. Se debería hacer un repaso separado en cada aspecto:

La supervivencia: El mundo está lleno de peligros como lobos, bandidos, osos, nuestro estómago hambriento y los elementos, por lo que se deberá pertrecharse lo suficiente para enfrentarse a ello. Para conseguirlo, el jugador deberá recolectar recursos, aprender a fabricar su propio armamento, su propia comida con caza o agricultura y su propia casa

El crafteo y habilidades: La experiencia, los niveles y las habilidades están determinadas por las acciones que se realicen, por ejemplo, el talar contribuye el nivel de tala, el utilizar arcos a arquería, etc. lo cual habilita a desbloquear perks propios de cada árbol. Asimismo, cualquier acción y misión conlleva a la acumulación de experiencia global, la cual permitirá desbloquear nuevas recetas de fabricación y puntos de habilidad. Lo interesante es que el sistema está diseñado para que la complejidad de la fabricación y habilidades se incremente al mismo tiempo que nos acostumbramos a ellas.

El combate: Llegado el tiempo de chocar espadas, no es solamente el apretar el botón izquierdo del mouse, sino que al poseer una mecánica de golpes direccionales de ocho lados distintos hace que la aproximación sea más táctica que agresiva, predominando el conocimiento y habilidades invertidas en las distintas armas que el arma en sí. Asimismo es posible obtener monturas y domarlas por uno mismo, lo que mejora el poder de ataque y movilidad.

Imperios, diplomacia y conquista: En las etapas más tardías del juego, es inevitable encontrarse con otros jugadores o incluso guilds que establecieron fastuosas e imponentes ciudades. ¿Qué se hace? ¿Se trata de establecer una alianza entre guilds o todo lo suyo es nuestro? Como la mayoría de las personas optarían por la segunda opción, el juego brinda el usuario de una serie de maquinarias de asedio tanto para ataque como para defensa, incluyendo torres de asedio y catapultas, entre otros. En cuanto a la diplomacia y al sostén del territorio hay mecánicas de tributos y cobro de impuestos a los diferentes poblados que se generen para mantener la maquinaria de guerra.

Si lo tuyo no es socializar con otras personas, ¡No te preocupes! Se puede perfectamente tener una experiencia singlepayer al poder sumar a la causa a distintos NPC que se encuentran por el mundo con estadísticas individuales, los cuales se podrán asignar a tareas varias como recolectar recursos, fabricar armamento o productos o incluso pelear a nuestro lado. Asimismo, se encontrarán repartidas por el mundo grupos de bandidos los cuales podremos derrotar o capturar, pudiéndolos «convencer» de unírsenos mediante un potro de tortura (sí, en serio).

Un espectáculo digno de ver

Gráfica y ambientalmente, el juego da en el clavo. Gracias a su motor Unreal Engine, el nivel de textura, detalle, reflexión de luz, amplitud de campo y calidad en general es soberbio, por lo que en muchas ocasiones uno podría distraerse mirando el majestuoso paisaje y olvidarse que lo está por devorar un hambriento oso. Los recursos se destruyen una vez que se los mina, los árboles se caen, los animales y carne se pudren, el pasto y la vegetación se mueven con el viento, maravilloso.

En fin, es un juego muy recomendable y absorbente para quien gusta de este género, con mecánicas novedosas y modalidades bastante experimentales que le dan un poco de pimienta a la jugabilidad. Tal vez la desventaja radica en que el juego es simplemente demasiado grande y aún no hay servidores en Latinoamérica, lo cual resulta en una dificultad grande para disfrutar el título en la región por la conectividad (lo cual esperemos que cambie en el futuro).

El juego se puede obtener mediante la página oficial del juego https://www.mythofempires.com/.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.