Ni no Kuni 2: Revenant Kingdom Prince’s Edition | REVIEW

Una hermosa aventura que llega a Nintendo Switch.

Ni no Kuni II: Revenant Kingdom Prince’s Edition es la versión de Nintendo Switch de aquel título que se publicó hace tres años en Playstation 4 y PC. Level-5 y Bandai Namco son los encargados de realizar el port de este asombroso videojuego que en su momento de lanzamiento obtuvo puntajes altísimos por parte de los medios de prensa especializada en gaming. Todo se debió gracias a su asombrosa animación y su elegante gameplay digno de un aclamado anime. Esta revisión fue realizada con un código cedido amablemente por la publicadora.

Analizando el lore, esta es una secuela directa de Ni no Kuni: Wrath of the White Witch y sitúa a los gamers 100 años después del primer juego. El protagonista en esta ocasión es el rey Evan Pettiwhisker Timoteo, quien resulta ser desterrado del reino Ding Dong Dell. Este ser antropomórfico (mitad humano, mitad gato) se cruzará con Roland, un humano rejuvenecido ya conocido por los amantes de la saga, quien tomará el rol de coprotagonista. Al igual que en otros JRPG y conforme se desarrolle la historia, se irán desbloqueando nuevos anfitriones jugables para el squad. En esta ocasión todos ellos tienen un objetivo claro: despojar del poder al temible Ratoleon, tirano y principal antagonista de esta aventura.

En términos de gameplay, estamos ante las mentes brillantes que produjeron Dragon Quest, por lo que se presencia una garantía de confianza ante el game design. Sin dudarlo, las batallas son lo primero que se nos viene a la mente. Se siente un esquema clásico, pero definitivamente rejuvenecido a los estándares actuales; entre sus características se percibe una mayor libertad de movimiento comparado con otros títulos similares; o incluso posibilidades de bloqueos, cosa que antes se dependía más de la suerte (o, mejor dicho, algoritmos randomizados en el código). Por ende, en Ni no Kuni 2: Revenant Kingdom Prince’s Edition se presencia un combate en tiempo real, dejando atrás los turnos característicos de la serie.

Otra dinámica que sigue apostando por batallas más renovadas son los «popis», unos espíritus característicos de esta versión. Ellos podrán acompañar al usuario y otorgarle mejoras a los protagonistas, siempre y cuando se cumplan algunas misiones que propone la inteligencia artificial. Otra característica que se adhiere a este nuevo Ni no Kuni es el «ecualizador de batalla», que será básicamente un gestor de la party y determinará el equilibrio de los personajes más la distribución de las recompensas, que si bien no es indispensable para el gameplay, es interesante ver cómo Bandai Namco trata de aplicar toques de estratégia en esta clase de títulos.

La dirección de arte es de primer nivel, a cargo de un famoso productor japonés que trató de llevar todos los diseños a lo más lindo y cercano del Studio Ghibli. Por otra parte, la música es otra de las estrellas dentro de Ni no Kuni II, pues se trata del mismísimo compositor de Ni no Kuni, quien adicionalmente ha deslumbrado al mundo entero con trabajos increíbles en largometrajes cinematográficos como La princesa Mononoke o El viaje de Chihiro.

No todo es espadazos y magia en esta obra, pues hay una invitación enorme para los amantes de las dungeons en Ni no Kuni II. Aquí la resolución de acertijos será premiada con items asombrosos que no conseguirás en farmeos o incluso derrotando bosses. Por otra parte, se ha intentado introducir una suerte de «musou» (o one-man-army) en este videojuego, pues esto se destaca con batallas campales donde el jugador podrá manejar pelotones enteros para avanzar en la historia. 

A medida que transcurra la experiencia, mientras que el protagonista Evan Pettiwhisker Timoteo intenta recuperar su trono, dedicará el tiempo a construir un nuevo reino. Esta mecánica de construcción está muy bien desarrollada a pesar de su simpleza; es así que le brinda al jugador muchas herramientas y facilidades para customizar edificios y administrarlos con el fin de obtener la mayor cantidad de recursos posibles. 

Como habrán leído, es un juego muy amplio, no solo en longitud de la historia por tratarse de un guion excelentemente escrito (+50 horas), sino también por la extensión de mecánicas tan variadas. Podrás presenciar quests lineales, como así también otras secundarias con interesantes desvíos que permitirán darte libertades a lo largo de tu inmersión. No es menor destacar que Ni no Kuni II: Revenant Kingdom Prince’s Edition en Nintendo Switch contiene todos los DLC que se publicaron en PlayStation y PC, esto conlleva un verdadero desafío para los achievers o fanáticos del coleccionismo, por la cantidad de horas para terminar el juego al 100%. 

En conclusión, luego de jugar más de 50 horas Ni no Kuni II en Nintendo Switch, podemos decir que es una obligación comprarlo si sos fanático de los juegos de rol. Es altamente probable y no sorprendería que si contás con una consola de Nintendo, seas un entusiasta de este tipo de títulos, Level-5 y Bandai Namco te conducen a una historia hermosa, llena de contenido y arte que no hace más que darnos felicidad, ahora en portátil.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.