STEEL ASSAULT | REVIEW EN 16 BIT

Imagínense que Megaman y Contra tuviesen un hijo. Bueno, viene con esteroides y crossfit.

Las desarrolladoras Zenovia interactive y Tribute Games ofrecen a la comunidad gamer un cachetazo a épocas pasadas, en donde poner el modo fácil era un insulto y los monitores de tubo nos atrapaban mágicamente con su nueva entrega, Steel Assault. Tiempos simples, tiempos felices.

El proyecto inició en el año 2015 a partir de la página de crowfunding, Kickstarter, como un juego arcade de 8 bits, pero sobre la marcha se decidió diseñarlo en el atractivo aspecto de 16 bits, ocasionando un pequeño retraso en su publicación. El título fue publicado el 28 de septiembre para PC (Steam) y Nintendo Switch, disponible en inglés y español.

Arcade old school

Steel Assault es un juego de estilo arcade plataformero 2D, con una clara inspiración (o tributo, mejor dicho) de «clasicazos» de la era de 16 bits como Megaman, Castlevania y el querido Contra. El jugador encarnará a Taro Takahashi, un tipo duro en calcitas y armadura (muy similar a cierto niño robot azul) que no soporta la injusticia y no teme enfrentarse a robot, villano o perro robot que se le cruce. Equipado con un poderoso látigo eléctrico derrotará a enemigos y jefes por igual, evitando al mismo tiempo la tormenta de balas dirigidas a él.

En cuanto a la historia, la entrega ubica al jugador en una futura américa devastada allá por el año 2046 debido al alto nivel de radioactividad. Para sumar drama, el inventor de robots Magnus Pierce aprovecha la oportunidad y decide conquistar lo que queda del pobre mundo con su gran ejército de secuaces y robots, esclavizando a los supervivientes. Pero en plena desesperación surge nuestro héroe, el querido Taro Takahashi, quien arrastra una historia de pérdidas por culpa del malvado villano que, junto a la Resistencia, se embarca en una misión de un solo hombre al mejor estilo Rambo para darle a Magnus sus pataditas.

Hay dos modalidades de juego: Clásica, con selección de dificultad para los jugadores más casuales, con guardado automático por escenario. Arcade, para los que quieran un real reto, sin checkpoints, ni guardados ni más vidas; un crédito, un intento.

Más plataformas, más placer

Las mecánicas de la entrega son más bien simples, pero efectivas e intuitivas. Como se ha dicho antes, el héroe cuenta con un látigo que además de aniquilar enemigos como moscas puede anular los proyectiles normales con la excepción de ataques fulminantes. Asimismo, tiene un sencillo sistema de sub-arma eléctrica, la cual obtendrá como un power-up destruyendo alijos repartidos por los escenarios y podrá recargarla atacando los núcleos de poder de los enemigos.

El movimiento es lateral en 2D y que gracias a una mecánica de gancho doble con cuerda (o zipline) aporta verticalidad, horizontalidad y poder moverse en diagonal entre las plataformas. Además, se encuentran las técnicas clásicas como el doble salto y un dash que vuelve temporalmente invulnerable al personaje.

El juego consta de 5 capítulos divididos en 4 escenarios con distintas ambientaciones y obstáculos en donde el jugador se enfrentará a hordas de diferentes enemigos de diversos tipos con ataques propios que avanzarán contra el protagonista (¿recuerdan el Contra?) a los tiros limpios, por lo que se deberá contar con la pericia suficiente para poder superarlos sin morir en el intento. Se contará con tres medidores: vida, stamina para el dash y la energía disponible para el látigo con power-up. Ante los enfrentamientos con jefes, los mismos dispondrán de patrones de ataques a los que se deberá adaptar (y recordar) para derrotarlos. Hay que tener en cuenta que se cuenta con solo una vida, por lo que si se pierde se deberá iniciar desde el último escenario jugado.

Como MAME, pero no

En cuanto los aspectos técnicos, el juego se destaca por una atractiva estética de 16 bits, con múltiples opciones de visualización alternativa desde el menú; como por ejemplo la posibilidad de alterar la pantalla como si fuese un monitor CRT, como si de maquinitas arcade se tratase. Adicionalmente se acompaña con una excelente selección musical de música rock y sintetizadores con un selector de calidad FM que aportan más originalidad y nostalgia para volverlo aún más «fichín».

En resumen, es un título muy interesante que trae los mejores aspectos de los grandes plataformeros de las épocas noventosas de Nintendo y Arcades, muy exigente en los niveles de mayor dificultad que hace que la duración del juego sea de 45 minutos para adelante. Por favor, proceder a ser un Try Hard.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.