Uno de los títulos más ansiados del 2022 por fin está entre nosotros. 

Striking Distance Studios es una desarrolladora nueva que nació bajo la co-fundación de varios miembros reconocidos de la industria gamer, entre ellos Glen Schofield, un artista que lideró proyectos de gran calibre como Dead Space. Con personas tan importantes detrás de cámaras, se generó un ambiente de mucha confianza y expectativas, por lo que Krafton decidió aventurarse en la publicación de esta obra.

Partimos de la base de que The Callisto Protocol es un proyecto completamente nuevo, en el que toda la tecnología utilizada para el desarrollo está en el pico de la vanguardia. El primer tráiler que visualizamos fue en el año 2020 y Glen confiesa abiertamente que ha sido un desafío asombroso trabajarlo casi al 100% durante períodos de pandemia.

El juego nos transporta al año 2320 y nos pone en los zapatos de Jacob Lee, un prisionero de Hierro Negro, cárcel de máxima seguridad hallada en la luna Calisto, correspondiente al planeta Júpiter. Tras algunos sucesos extraños, los reclusos comienzan a mutar de una manera monstruosa y poco racional. El jugador tendrá que escapar de estas criaturas aterradoras, pero obvio, no será una tarea sencilla. Asimismo, una serie de preguntas muy inquietantes se cruzarán entre los pensamientos del protagonista y deberemos buscar respuesta. 

Desde CDF Gaming hemos tenido la gratificante oportunidad de analizarlo en PS5 y se lo siente con toda confianza next-gen, pese a que también está disponible en consolas de anterior generación. Particularmente en esta consola, el DualSense tiene un correcto uso y los gamers podrán sacarle provecho al potenciar disparos o dar golpes devastadores.

Los gráficos son un punto demencial que te dejarán boquiabierto. El diseño y animación de los enemigos están en nuestro podio de las mejores experiencias visuales que hemos presenciado este año, sumado a un sonido 3D inmersivo que potencia la sensación de ansiedad y terror rodeando todos los espacios de tu cabeza. 

La jugabilidad de The Callisto Protocol es excelente y tiene algunas mecánicas que son divertidas y atrapantes por igual. El ejemplo más claro es el caso de las misiones de sigilo, en las que deberás entrar a lugares plagados de unos bichos ciegos que al más mínimo ruido te intentarán degollar sin dudarlo por un segundo. Acá entra en reflexión el tema de la dificultad, que para este juego, debemos confesar que es bastante difícil. Aquí aparecen muchos elementos de los soulslike, como el hecho de tener que esquivar a hordas de enemigos y atraerlos uno por uno, o bien ser sabio a la hora de craftear o mejorar habilidades para derrotar a los bichos de la forma más eficiente (a veces dejando de lado la elegancia). 

El combate, más allá de verte obligado a convivir con bloqueos y esquives, está muy bien configurado, ya que te incita a pensar y administrar correctamente los recursos. Para empezar, las armas de fuego son solo una herramienta que -en conjunto con otros elementos- te ayudará a derribar a los enemigos. Lo más letal que podrás utilizar contra los rivales son los ataques melee, pues su daño es mucho mayor al de las pistolas. No obstante, acá surge el novedoso G.R.P, un guante que te permitirá agarrar a los horripilantes monstruos y empujarlos hacia ventiladores, cornisas o paredes con picos; aunque no te conviene abusar de su dependencia, dado que la carga tiene un límite y su recarga es súper gradual. Probablemente el uso de este recurso sea una de las partes más satisfactorias de The Callisto Protocol. 

CDF Gaming está más que encantado de recomendar este tanque de Striking Distance Studios y Krafton, ya que es un videojuego que te va a dar una campaña single-player con una larga duración con la participación de actores y actrices conocidos, muchos trofeos para recolectar y logros por desbloquear. Nuestro consejo más útil si ya estás por adentrarte en Calisto es: ¡disparale a los tentáculos, siempre son los enemigos de prioridad!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *