The Last of Us: Parte 1 Remake | 10 razones para jugarlo

Un remake que llega en el momento justo.

No es una novedad que los remake y remasters son altamente criticados por los colectivos del gaming. Por eso, para comenzar este análisis te preguntamos: ¿Viste más de una vez una película aunque ya sabías el final? La respuesta probablemente sea sí. Ahora bien, ¿no te pasó que cuando eras niña o niño miraste una película te encantó, pero la volviste a ver de más grande y no envejeció bien? Con los videojuegos pasa lo mismo. Repasemos si en el caso de The Last of Us: Parte 1 Remake sucede lo mismo.

La historia per se

The Last of Us: Parte 1 Remake cuenta la historia de un mundo completamente corrompido en múltiples aspectos, entre ellos con la presencia de infectados (hablando mal y pronto de zombies) y descontrol social absoluto. No obstante, pasa por alto comenzar por lo que otras miles de adaptaciones artísticas de este concepto han utilizado y le da una vuelta de rosca con un origen bastante distinto que funciona perfectamente.

Los personajes, un dúo sinigual 

Íconos, así lo resumimos. El desarrollo de los protagonistas y el reparto secundario rompe con todo tipo de barreras en el ciclo de vida del gaming como industria. Desde PS3 quedamos en shock por el nivel de profundidad al que había ahondado Sony en una producción de videojuegos. El transitar de Joel y Ellie está atravesado por miles de penurias y tormentos, pero con el espacio absoluto para demostrar un vínculo humano que solo en ínfimas excepciones han sabido replicar.

La concepción del mundo

Acá vas a encontrarte con un mapa de luz y oscuridad, esta historia de supervivencia transcurre en un mundo que está comido por la crisis biológica, pero sigue habiendo belleza y ápices de energía positiva que nos dan un respiro del terror. 

El motor gráfico

Si sos un gamer exigente en cuanto a fotorrealismo, estás en el lugar adecuado, ya que The Last of Us: Parte 1 Remake está en la vanguardia de la generación. Las facciones en las caras de los personajes son tan orgánicas que puede percibirse a simple vista la desolación que les toca vivir, y también nos regalan una excelente imagen al darle un toque muy humano a los cruces de miradas de los protagonistas.

La música, con el dios de los acordes 

Gustavo Alfredo Santaolalla es un compositor, músico y productor musical argentino ganador dos veces del Premio Oscar que aquí tiene su espacio para brillar. Es un deleite escénico vivir y revivir sus canciones que acompañan de manera sublime esta majestuosa obra digital. 

El empeño del remake

Naughty Dog es uno de los líderes de las grandes ligas de producción videojueguil. Lo vimos en todos sus proyectos y esta primera parte de The Last of Us no es la excepción. Absolutamente todo se ha hecho de cero, el reciclaje no se siente bajo ningún aspecto y nos da la pauta de que su objetivo está dado por la innovación técnica aplicada a un guión que todos estarán felices de revivir o -por qué no- conocer por primera vez. 

La exploración ha cambiado

Como el subtítulo lo menciona, gracias a los retoques de iluminación en los escenarios ya conocidos, podemos vivir experiencias completamente distintas y ambas excelentes por igual. Ya sea corriendo en incursiones a la intemperie o bien por lugares sumamente cerrados que juegan con la claustrofobia, la sensación de respirar la tristeza del mundo es brutal. Como añadidos, se han incorporado los modos Velocidad y Muerte Permanente, del que fácilmente se explica sola su función, mientras que el Realista ya está desde el comienzo a diferencia del lanzamiento original.

La potencia de la PS5

Hay dos modos que van a hacer la diferencia en este remake. El llamado Fidelidad nos invita a jugar con una resolución 4K a 40 FPS, mientras que el conocido como Rendimiento se enfoca en mantener los 60 cuadros por segundos estables. El DualSense tiene una linda configuración que nos da lugar a escuchar los diálogos por el propio joystick y también sentir la vibración / resistencia con el correcto uso de las cualidades hápticas. 

El infaltable modo foto

Los comentarios que expresamos más arriba acerca de lo hermoso que se ve esta recreación del mundo están acompañados por un modo foto que cualquier detallista va a detenerse a utilizar. Vas a necesitar una nueva memoria después de la cantidad absurda de capturas que tomarás, ya que es un plan del que nadie quiere quedarse fuera. 

Galería de extras

Si ya eras un fanático de la saga, o si te convertiste en uno en este camino, hay una gran cantidad de coleccionables para descubrir y recolectar desde el momento cero. Estos objetos son modelados 3D, podcasts, documentos, artes conceptuales y otro montón de chucherías que valen la pena detenerse a contemplar. 

¿Nos conviene invertir 70 dólares en este remake? La respuesta de CDF Gaming es claramente SÍ.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.