THE DARK PICTURES ANTHOLOGY: LITTLE HOPE – REVIEW

El equipo de Supermassive Games sigue apostando por las historias narrativas de terror con una calidad cinematográfica que mejora año a año.

El mes de octubre es reconocido por la excesiva oferta de contenido enfocado en Halloween con el objetivo de llevar el terror a todas las escenas. Además de las películas y los videos paranormales que brotan de todas partes, los gamers tienen una inmensa variedad de juegos para infundir el miedo. Fue así que Supermassive Games, creadores del exitoso exclusivo Until Dawn de PlayStation 4 aprovecharon este 30 de octubre para lanzar Little Hope junto a Bandai Namco, su segunda entrega de The Dark Pictures Anthology seguidora de Man of Medan.

Disponible en PlayStation 4, Xbox One y PC, los jugadores tendrán la oportunidad de vivir una historia de brujas con varias líneas para experimentarla. Esta incluye la opción Cinematográfica (Theatrical Cut) y Conservador (Curator ‘s Cut), que contiene puntos de vista diferentes en la historia. Además brinda opciones de multijugador, permitiendo intercalar decisiones con amigos.

Luego de un accidente de tránsito ocurrido en camino a una excursión, un grupo universitario formado por cuatro alumnos y su profesor (con la participación de Will Poulter) se encuentran varados en una ruta a la mitad de la noche. Al darse cuenta de que su chofer había desaparecido de la escena y que una espesa niebla los rodeaba, no les quedó otra alternativa que buscarlo en el pueblo más cercano: Little Hope, un lugar castigado con el tiempo y con un pasado semejante al de los juicios de Salem.

Las decisiones son de vida o muerte.

Para los que no conocen las creaciones de Supermassive Games, sus juegos son obras narrativas con una duración de entre cuatro y cinco horas, que no ponen un enfoque directo a la jugabilidad, sino que más bien se pueden tomar como películas interactivas en las cuales el jugador participa en determinados momentos y acciones particulares. Se centra totalmente en la creación de personalidades para sus personajes a lo largo de toda la historia mediante la toma de decisiones; algunas responden al corazón, otras a lo racional y otra opción es la de optar por no hacer nada.

En Little Hope absolutamente todo influye. La historia puede ir hacia un lado u otro, la vida o la muerte de uno o varios personajes se verá sentenciada e impactará en el desenlace. Los jugadores poseen herramientas que pueden encontrarse durante el progreso y la exploración; como notas, objetos y postales que, a modo de presagio, darán una visión de lo que puede ocurrir más adelante.

The Dark Pictures Anthology pone todas sus fichas en lo visual. 

El diseño realista tanto de los personajes como el de los demonios es algo muy destacable en esta entrega y se puede observar en su documentación ubicada en el apartado de extras del juego. Pese a esto, hay algunas animaciones de movimiento que les faltan pulir pequeños detalles. También, a diferencia de lo que se pudo apreciar en Man of Medan, los jugadores notarán que las transiciones entre cinemáticas y escenarios jugables son mucho más suaves, logrado con cámaras fijas que mantienen la experiencia cinematográfica a lo largo de todo el juego.

Al igual que en el final de The Dark Pictures Anthology: Man of Medan, el estudio británico volvió a dejar un avance de lo que será el siguiente capítulo de esta saga, revelando algunas imágenes de lo que se podrá ver en House of Ashes.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.