TOTAL WAR: ROME REMASTERED | REVIEW

Todos los caminos conducen a Total War: Rome Remastered, pero esta nueva versión del juego ¿realmente cumple con las expectativas? Te contamos la experiencia en este análisis.

Total War es una serie de juegos de estrategia desarrollados por la empresa británica Creative Assembly. La particularidad de la saga es su combinación de la estrategia por turnos y la gestión de recursos con el control táctico de las batallas en tiempo real. Gracias a su atención al detalle e innovadoras mecánicas, la saga, merecidamente, ha obtenido su lugar en el mundo de los RTS.

Fue en el año 2004 cuando se publicó por primera vez. En ese momento, millones de fanáticos lo compraron y se transportaron a las campañas del mar Mediterráneo. El juego comienza con una República romana dividida por tres familias de las cuales el usuario será el encargado en su totalidad de una de ellas. El objetivo final del juego es tener el suficiente poderío militar para conquistar a las otras dos familias que controlan la República para finalmente lograr imponer al Imperio romano.

Sin embargo, al comienzo de la partida no se cuenta con los suficientes recursos para poder embarcarse en tal expedición, por lo que se deberán realizar campañas fuera de la República y expandirse sobre nuevos territorios. Esto se puede lograr a través del soborno a los líderes de la otra ciudad o invadiéndoles. Esto siempre se hará contra alguna de las facciones enemigas que existen en el juego, tales como Britania, Galia, Armenia, etc. Al momento de la pelea, el usuario deberá manejar todas sus tropas teniendo en cuenta tanto el territorio en el que se está batallando, el ejército con el que se cuenta a disposición y las tropas y defensas que ha preparado el rival. En caso de que el jugador salga victorioso, esta ciudad se unirá a su territorio y la tendrá que empezar a gestionar. 

Más allá de expandirse, las ciudades pueden tener efectos positivos o negativos en una nación; las ciudades bien administradas pueden proporcionar a la facción con valiosos ingresos, pero los lugares mal administrados pueden costar más recursos en mantenimiento que en impuestos. Las localidades tienen una variedad de edificios que pueden construirse o mejorarse; cada construcción tiene distintas funciones y distintas consecuencias sobre la población. Cada una de las 38 facciones programadas se pueden conquistar y, gracias a esto, edificios y tropas específicas de la facción se podrán crear y utilizar a merced.

A medida que la partida se desarrolle, se añade la mecánica de los agentes a la dinámica del turno del usuario; tales como los diplomáticos, quienes pueden formar fuertes alianzas, efectuar sobornos, o negociar un simple pacto de no agresión; los espías, quienesse infiltrarán en asentamientos en búsqueda de valiosa información; los asesinos, con su única misión de realizar acciones de sabotaje en las ciudades enemigas y, por último, los comerciantes (primera vez introducidos en la versión remasterizada), que pueden ubicarse en regiones para obtener ingresos o monopolizar un nodo de recursos en el mapa.

Total War: Rome es un juego complejo con muchos aspectos a tener en cuenta, que en un principio puede sentirse como un mar de información para el usuario, sin embargo, para aquellos que logran superar la primera parte de la curva de aprendizaje, la recompensa es inmensa. Ahora bien ¿qué es lo que la versión Remastered ofrece?

Es notable el esfuerzo que los desarrolladores han puesto en ayudar a esa porción del público que nunca ha jugado Total War a que los primeros pasos no sean frustrantes y lentos. Se ha añadido un pequeño tutorial en la primera campaña explicando los objetivos, el funcionamiento de las mecánicas y explicando todas las interfaces con las que el usuario se encontrará.

Se ha buscado que la visualización de información sea aún más clara que en la versión del 2004, gracias a la actualización de todas las interfaces con las que cuenta el juego. En cuanto a la gestión de ciudades conquistadas, en la nueva versión se verá la opción de una ayuda por parte del juego para realizar ciertas tareas de manera automática; esto no significa que el jugador se pueda olvidar del manejo de la ciudad, pero sí genera una pequeña ayuda (esta opción se puede quitar si así se desea).

Otro aspecto que muestra el interés de Creative Assembly para los nuevos jugadores es que las 38 facciones del juego vienen desbloqueadas y listas para usar, a diferencia de la versión original. Aunque ninguna de ellas es nueva, la versión remasterizada permite el uso de facciones que estaban presentes en el juego original pero no eran jugables.

Otro de los tantos cambios y tal vez el más notorio es el apartado gráfico; el juego alcanza resoluciones de 4k y 60 imágenes por segundo, habiendo sido renovados todos los modelados. Sin embargo, es verdad que, con 17 años de diferencia entre la primera versión y su remasterización, se hubiese esperado una mejoría más notable en este rubro.

¿Estás listo para crear el Imperio romano?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.