Call of Duty: Vanguard | REVIEW

Viví la Segunda Guerra Mundial de la forma más cruda y realista posible.

No hay que dar demasiada introducción a Call of Duty, pues ya son palabras que resuenan muy fuerte en el mundo gamer y que, sin dudarlo, durante los años 2000 se transformó en una saga icónica en la cultura pop. Call of Duty: Vanguard es la entrega de 2021 por parte de Sledgehammer Games y Activision, quienes optaron por regresar en el tiempo a la Segunda Guerra Mundial, luego de un éxito rotundo devenido del 2020 por Call of Duty Black Ops: Cold War (ambientado en la Guerra Fría). Vanguard está disponible desde el 5 de noviembre en PlayStation 4 y 5, Xbox One y Series y PC vía Battle.net.

Vamos a dividir este análisis en los cuatro ejes principales de Vanguard: la campaña, el multiplayer, el modo zombis y las tecnicidades (gráficos, rendimiento y más.)

La campaña de la Segunda Guerra Mundial en esta ocasión es definitivamente muy fuerte, igual de exuberante en términos de presupuesto que sus antecesoras. Cada escena parece extraída de una película de acción y los efectos visuales dentro del gameplay, es decir fuera de las cinemáticas, resulta cada vez más atractivo con las nuevas entregas. Mirando atrás hacia los últimos dos juegos de Call of Duty, resultaba imposible pensar cómo la calidad de los guiones y la puesta en escena podría mejorarse, pero pasan los años y Activision sigue dando pelea con su caballito de batalla en asombrosas travesías. Solo hay un pequeño amargor de boca por el que la comunidad fanática levanta la mano, que es la duración; superable al 100% en no más de un par de horas incluso en las modalidades más difíciles. No es una novedad esta estrategia de la desarrolladora, todos los anteriores han sido iguales, pero siempre nos quedamos ansiosos como el final de un buen largometraje en el cine. 

Aunque parezca trillada la temática, la trama es muy original. El desarrollo de los personajes es muy atrapante ya que todos ellos son carismáticos. Por supuesto que estamos hablando de un pelotón enfrentándose a los nazis, cuyas historias se presentan a través de escenas del pasado donde te invitan a conocerlos en detalle, tanto su expertise con las respectivas armas (francotiradores, explosivos, etc.), hasta sus motivaciones principales, llenas de sentimientos bien transmitidos, No hay duda que Vanguard va a marcar un antes y después, como lo hizo Black Ops, con una clara apertura para una futura entrega. 

El multiplayer no se queda atrás, trajo consigo una mejoría abismal con respecto a Cold War e incluso a la beta que disfrutamos unos meses atrás donde les contamos nuestras primeras impresiones. En esta edición, Vanguard tiene más de 20 mapas, la gran mayoría nuevos y algunos remasterizados muy queridos de World at War y Modern Warfare (Cargo). Los modos son bien variados, con nuevas propuestas de torneos y además se cuenta con la presencia de todos los estilos tradicionales para que nadie quede insatisfecho.

Por el lado de los zombis, en este caso los creadores decidieron dar un giro a la modalidad con nuevas incorporaciones que parecen alejarse bastante de la esencia clásica. En sí, los infectados se sienten raros y los easter eggs son un poco limitados, al simple hecho de tratarse de una oración en un guión poco argumentado. 

Ahora bien, hablando técnicamente del videojuego, Call of Duty: Vanguard está entre los mejores títulos de la saga en cuanto a gameplay y gunplay. Las mecánicas son súper intuitivas y el arsenal a disposición es más que suficiente para transportarte a la Segunda Guerra Mundial, así como cada perk se implementa de forma adecuada a la época y las «rachas de baja» ofrecen un equilibrio interesante con buenos condimentos. Algunos de estos últimos son aviones espía, bombas planeadoras, bombardeos, lanzamientos de emergencia y más.

Gráficamente, Vanguard es el mejor con los detalles. Recomendamos sobre todo probar la Batalla de Midway, cuyo presupuesto fue el mejor invertido hasta la fecha en lo que respecta a videojuegos de temática bélica. Las animaciones, los efectos de luz y sonido (armas, vehículos y radios) y la recreación de escenarios es del más alto nivel y deja la vara más alta de lo que se pueda encontrar en la industria. Cuenta con un motor IW Engine cuyo fotorrealismo es de lo más tecnológico y a su vez de los más óptimos para la nueva generación, dado que permite jugar a 4K y 60 cuadros por segundo en consolas de nueva generación o a 120 FPS bajando la resolución. En PC, los requisitos son similares a Warzone, es decir, estándares medios para disfrutarse en buen framerate (ejemplo: GeForce 1060) y hablamos de medio-alto para un plano competitivo (ejemplo: GeForce 2070).

Nuestra conclusión luego de haber jugado más de 20 horas Call of Duty: Vanguard y habiendo superado la campaña dos veces, es que se trata de un título de acción y disparos que debe estar en toda consola o juegoteca de cualquier gamer. Los servidores funcionan de maravilla, la campaña es excelente y apostamos a que se convertirá en una serie. Los zombies son entretenidos y su apartado audiovisual te cautiva. Activision ofrece más de un año de contenido gratuito y, si también jugás Warzone, en breve comienza toda la nueva temática que estará directamente vinculada a Vanguard.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.