PEAKY BLINDERS: MASTERMIND – REVIEW

¿Querés ser tu propio jefe… del Clan Shelby?

El 20 de agosto, de la mano de FuturLab y 7 años después de su estreno en televisión, llegó a Windows, PlayStation 4, Xbox One y Nintendo Switch esta adaptación de la exitosa obra de la BBC, Peaky Blinders. La serie situada en la posguerra de la Primera Guerra Mundial relata la historia de la familia Shelby, un linaje de gángsters de la ciudad de Birmingham en el Reino Unido.

En Peaky Blinders: Mastermind la historia se desarrolla apenas los hermanos Shelby regresan de la Gran Guerra y buscan establecer su dominio en Small Heath, Birmingham. Pero no será para nada fácil, ya que deberán descubrir y detener un complot que amenaza destruir su negocio para siempre. El rol del jugador es el de controlar al Clan Shelby en cada uno de los pasos de los elaborados planes a los que Tommy Shelby nos tiene acostumbrados a lo largo de la serie.

¿Cómo se logra esto? Profundizando en el game design, a través de una seguidilla de misiones compuestas por diversos puzzles que el jugador deberá descifrar controlando a los personajes, cada uno con características distintivas. Por ejemplo, Arthur puede luchar con guardias y romper puertas; Polly, sobornar policías y abrir cerraduras; Finn, pasar por lugares estrechos.

El jugador no solo tendrá que lidiar con los puzzles, sino que también deberá optimizar el tiempo en el que lo hace, ya que la puntuación está basada en un sistema de medallas según lo que se demore en completar la misión. Para poder lograrlo cuenta con la posibilidad de detener el tiempo, retrocederlo y adelantarlo a su antojo para programar y sincronizar las acciones de los personajes para lograr el objetivo a tiempo. Además, podrá navegar a través del mapa para ver cada detalle y poder planificar cada paso.

Analizando al interfaz jugable, en la parte inferior de la pantalla el jugador se encontrará con una línea de tiempo con los distintos personajes que puede manejar en esa misión y las distintas acciones que cada uno tiene programadas. Por otrolado, en la parte superior izquierda podrá ver los objetivos que tiene cada personaje en cada momento de la misión.

El juego cuenta con 2 dificultades: Estándar; y Difícil. La diferencia entre ellas es que la Estándar muestra puntos de ruta que guiarán a cada personaje por Small Heath, para estar más orientado en la dirección en la que debe moverse.

A medida que se avanza a lo largo de los 10 niveles que presenta el juego, las misiones van adquiriendo mayor complejidady son más los personajes que se controlan simultáneamente. En el nivel 7 es cuando se empiezan a manejar grandes cantidades de protagonistas y el juego presenta un interesante desafío.

Estéticamente, la ambientación y los personajes están muy bien logrados, reflejando la ciudad y los actores tal como en la serie, acompañados por el soundtrack a cargo de la banda indie Feverist. Lamentablementeno se pueden disfrutar las voces de los actores ya que no hay diálogos hablados.

Hayas visto o no la serie, Peaky Blinders: Mastermind es un interesante juego de estrategia y puzzles, que se torna más desafiante a medida que se avanza en las misiones y se incorporan más personajes, cada uno con sus características particulares.

¿Estás listo para esta misión o no tienes lo necesario para ser uno de los Peaky F***ing Blinders?

3 pensamientos sobre “PEAKY BLINDERS: MASTERMIND – REVIEW

  1. Alta serie y juegazo! Me lo compré tras leerlos, gracias por la recomendación!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.