Tras estar desaparecido durante unos largos años, Sam Stone vuelve a teñir las ciudades con tripas de monstruos.

Los shooters de corte clásico no pasan de moda, tales como Doom o Dusk, que cada tanto parecen llegar al final de su vida útil, pero milagrosamente una nueva entrega sale a la luz; revitalizando su nombre hasta posicionarlo en el podio de las ventas. Serious Sam 4 no es la excepción y los gamers están felices por ello.

Desde el 23 de septiembre de 2020 se encuentra disponible en PC, PlayStation 4, Xbox One y Stadia. Esta cuarta entrega, traída por el estudio Croteam y publicado por Devolver Digital, se posiciona cronológicamente como precuela de Serious Sam 3: BFE y nos relata la historia de una invasión de extraterrestres que acechan al planeta. Por su parte, Sam deberá enfrentar a estas monstruosas criaturas con un arsenal muy variado, pero tenemos que admitir que muchas de las armas parecen repetidas o generan poca comodidad. No obstante, algunas habilidades interesantes compensarán esa ausencia de tecnicismo diferenciado con sorprendentes resultados. 

El game design está bien. No se regocija en creatividad u originalidad, sino que mantiene el esquema clásico de sus versiones anteriores; limitándose a una única mecánica: disparar desaforadamente en 360 grados. En las primeras cinco horas de juego no hay literalmente nada más que hacer que matar bichos muy similares (por no decir iguales) con una fascinante velocidad en un pueblo de una Italia muy golpeada por la invasión. Eventualmente se irá topando con algún que otro boss que, honestamente, deja mucho que desear en cuanto a desafío, generando una dificultad casi nula. Sin embargo, es imposible criticarlo, ya que este siempre ha sido el sello típico de la franquicia Serious Sam. Casi por la sexta hora de juego, ciertas características un poco más atractivas se empiezan a manifestar; como la utilización de autos y mechas que propulsan positivamente la experiencia.

El apartado audiovisual tiene puntos muy buenos y otros que merecen algunas correcciones. Comenzando por lo positivo, todo el diseño de personajes y jefes finales son una maravilla; con un arte detallado que muestra el empeño de cada uno de los trabajadores dedicados a ese proyecto. Sin embargo, la calidad no siempre está atada a cantidad; si hay algo que se juzga del juego es la poca variedad de monstruos que hay, ya que realmente parecen clones que en cierto momento terminan siendo un punto en contra ante tanta expectativa. Siguiendo con los efectos especiales, la sangre y partículas que vuelan sobre el suelo salpicando la interfaz merecen un aplauso por su asombroso diseño y respuesta. El punto más flojo está propiamente en Sam y los personajes humanos, quienes carecen de estilo; siendo un híbrido entre realismo y caricatura que deja un sabor insulso y vacío, pronunciado aún más con las poco desarrolladas cinemáticas.

El juego fue revisado en una PC de alta gama y la optimización es otra cuestión a analizar. Superando los requisitos recomendados, los FPS bajan atrozmente en zonas densas de monstruos y en repetidas ocasiones este bajo rendimiento jugó en contra, provocando pérdida de vida o derroche de municiones que se venían administrando para otros propósitos; incluso ha llegado a cerrarse el juego sin razón alguna en más de una ocasión.

En conclusión, Serious Sam 4 es un buen juego, más que nada para aquellos gamers que disfruten las dinámicas de destruir con poco acertijo al estilo Doom; pese a que tuvo una llegada algo golpeada y desvirtuada en relación a lo que vimos en el evento de Devolver Digital. Estas son simplemente tuercas flojas que con un poco de ajuste pueden convertirse en una obra digna de la saga. Las bases están, solo queda aguardar una actualización que revierta nuestro actual punto de vista.

1 pensamiento sobre “SERIOUS SAM 4 – REVIEW

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.