Una nueva entrega de samuráis en escala de grises.

El novedoso proyecto de Flying Wild Hog y Devolver Digital nos devuelve a los orígenes de Akira Kurosawa y su ostentosa calidad cinematográfica. Aquí se narra la historia de un jóven cuyo sensei es asesinado y emprende la búsqueda por vengar su muerte con los máximos honores. 

No hay dudas de que Trek To Yomi es una obra alternativa y desde el primer tráiler se hizo una fuerte estrategia de marketing en que su sello distintivo estaría potenciado en la fotografía. Con absoluta certeza podemos afirmar que esto es cierto, debido a que Devolver Digital nos está ofreciendo un producto pseudo-independiente —como nos suele tener acostumbrados— que viene a cubrir un gap cultural con tintes japoneses feudales. No obstante, hay que dar las gracias al envión producido por el reconocido Ghost of Tsushima que viralizó nuevamente este estilo y allanó el camino a través de la generación de una enorme y fresca base de fanáticos. 

La desarrolladora Flying Wild Hog apostó por una paleta de colores en blanco y negro que calza perfecto con la ambientación y la narrativa; el mérito lo tienen ganado, ya que el uso de estos patrones puede ser un arma de doble filo. Otro punto que favoreció la dirección artística es el manejo de luces y sombras, donde lo vemos potenciado en las aldeas incendiadas y otros tantos recursos que, sin su correcta administración, la experiencia se vería perjudicada. Donde realmente se nos voló el sombrero es en los cambios de cámara, porque acá hay un manejo de los espacios jugables y los fondos que se fusionan para generar una perspectiva super-profunda, pese a tratarse de una secuencia lineal / cerrada. Las actuaciones de voces niponas son sumamente profesionales y la banda sonora está alineada a lo que el juego precisa.

Hiroki es el protagonista de este drama. Él siente una necesidad íntegra de redimirse ante su difunto maestro y es por ello que emprende un viaje a lo largo de Japón en la senda del ronin con el propósito de buscar a este maligno clan que devasta no sólo a sus vínculos cercanos, sino a toda la aldea. Los caminos para transitar a lo largo de las seis horas de duración son considerablemente variados, dado que podrás correr en bosques, diferentes comunidades agrícolas o pesqueras, e incluso andar por ciertos limbos místicos entre la realidad y la mente del personaje. 

Siendo honestos, el gameplay es solo un complemento de esta experiencia visual. Por supuesto que tiene todo un apartado interactivo que permite explorar, conversar con otros NPCs y también combatir. Los enfrentamientos son simples, pero funcionales. Hay armas cuerpo a cuerpo y a distancia, y las cuestiones coreográficas están bien diseñadas, aunque repetitivas y para nada revolucionarias. Por el lado de los rivales, hay una gama básica conformada por algunas figuras más fuertes que otras. 

Varios miembros de CDF Gaming pudimos probar este videojuego en diferentes plataformas y concluimos en lo mismo: viajar a Yomi fue una de las cosas más hermosas que vivimos en el año, sobre todo por este bien argumentado cruce heróico. Es válido mencionar que si este estilo visual no te termina de atrapar, difícilmente puedas quedarte prolongadamente por su gameplay. Para todo el resto que sí puede conectar, la obra de Flying Wild Hog y Devolver Digital se convierte en una experiencia muy gratificante y se ganará un lugar en sus repisas espirituales indudablemente y llenarán su galería de capturas de pantalla puesto que cada frame tiene una magia indescriptible que querrás conservar en tus recuerdos.  

Podés encontrarlo en PC, PlayStation 4 y 5, Xbox One y Series (incluido en el catálogo de Xbox Game Pass) desde el 5 de mayo de 2022.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.