Assassin’s Creed Valhalla: La ira de los druidas | REVIEW

La primera gran expansión vikinga de Assassin’s Creed.

Después de unos pocos meses y, como ya estaba anunciado, llegó el primer DLC de Assassin’s Creed Valhalla. Esta vez, el objetivo será Irlanda. Este título fue desarrollado por Ubisoft y se podrá disfrutar a partir del 13 de mayo en Playstation 4, Xbox One, PC, Stadia y en las consolas de nueva generación. Este análisis fue realizado en la versión de Ubisoft Connect (PC) con un código cedido amablemente para la prensa. Si todavía no jugaste o no sabés de qué trata Assassin’s Creed Valhalla (base), te invitamos a leer nuestro análisis del juego original haciendo clic aquí.

Una vez descargada la expansión, comenzar la travesía por Irlanda será muy fácil de encarar. Se empezará en el puerto del asentamiento con una misión que nos introducirá a Azar, una comerciante que solicita la ayuda de Eivor para poder destrabar un bloqueo que le impide llevar adelante sus negocios y que, finalizada esta primera quest, entregará al protagonista una carta de su primo lejano Barid, el rey de Dublín. 

Algo poco visto en otros títulos es que en este DLC el avance se integra directamente en el guardado del juego base, lo que permitirá recorrer las zonas ya visitadas del mapa original o también las zonas propias de Wrath of the Druids sin ningún tipo de traba. Además, se podrá contar con todas las habilidades adquiridas en la historia principal. Asimismo, algo sumamente recomendado para esta nueva entrega es arrancarla a partir del nivel 55 ya que la historia anterior es un lujo que ningún jugador se debería perder. Sin embargo (y vale la aclaración) por más que cuentes con nivel 100, esto no garantiza ninguna simpleza, pues los enemigos se adaptan a los stats que uno tenga en el juego. 

En cuanto a la jugabilidad, no existen muchas innovaciones. Algunas mejoras han sido implementadas, pero lo más atractivo es que ahora se habilitó atacar pequeños fuertes con un pelotón de soldados. Este último se podrá mejorar con diferentes estructuras apuntando siempre a propulsar el comercio y obtener una mejor reputación para Dublín, así como también nuevas misiones, diferentes atuendos y adornos para el drakkar.

Por otro lado, Wrath of the Druids cuenta con nuevos bosses y una línea temporal muy parecida a su antecesor. Ahogando en la historia, esta nueva aventura llevará entre 10 y 12 horas si se quiere pasar todas las misiones principales; tiene algunos personajes más que interesantes como el Rey Flann o la poetisa Ciara, quienes transmiten como nadie el pasado mitológico de Irlanda.

En conclusión, esta nueva entrega nos trae un poco más de las maravillas de Assassin’s Creed Valhalla, manteniendo el gameplay y trayendo algunos minijuegos con nuevos matices, pero la frutilla del postre se la lleva el guión y los caminos irlandeses que nos invitan a descubrir el folklore y sus monstruos mitológicos como nadie lo ha hecho hasta el momento. A través de combates de lo más entretenidos, definitivamente es una experiencia de acción que los fanáticos de la saga no olvidarán.

1 pensamiento sobre “Assassin’s Creed Valhalla: La ira de los druidas | REVIEW

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.