Demon Slayer: Las crónicas de Hinokami | REVIEW

Cortar cabezas de demonios nunca fue tan divertido.

Kimetsu no Yaiba, aclamada obra de Koyoharu Gotōge y también conocida como Demon Slayer en occidente, llegó finalmente a los videojuegos gracias al desarrollo de CyberConnect2 y publicación de SEGA. Desde el 15 de octubre el público gamer puede encontrarlo disponible en PlayStation 4 y 5, Xbox One y Series y PC. Gracias al equipo de SEGA pudimos tener un acceso completo al juego en su versión de Steam.

Si llegaste hasta acá probablemente ya tengas una noción de esta obra de arte moderno. En caso de que no estés tan nutrido con la historia de Demon Slayer, en este juego podrás conocerla de punta a punta, escrita y producida hasta el día de hoy, pues el mangaka aún continúa trabajando en ello.

Todo comienza situando al jugador en Japón durante la época Taisho. Aquí, Tanjiro, un joven de corazón puro dedicado a la venta de carbón, se encuentra un día con el asesinato de toda su familia a manos de un demonio. La única sobreviviente fue su hermana Nezuko, pero lamentablemente se vio convertida en demonio. Es aquí donde el protagonista, quebrado emocionalmente, decide convertirse en un justiciero de estos malignos seres y comenzar un arduo entrenamiento para cobrar venganza y salvar a todo ser humano a su alcance. 

Evidentemente lo mejor de este videojuego es su espléndido «modo historia» que, sin entrar en spoilers, inicia con un prólogo y se divide en ocho capítulos, dando la bienvenida con el entrenamiento de Tanjiro hasta el final del arco del tren. CyberConnect2 ya demostró que tiene una espalda gigante al haber manejado delicada y perfectamente franquicias como Dragon Ball en su más reciente juego Dragon Ball Z: Kakarot. Demon Slayer: Las crónicas de Hinokami no ha sido la excepción, debido a que la fidelidad con la que el usuario vive cada episodio es una experiencia muy gratificante. Su objetivo no es solamente ser un sólido juego de peleas, sino también el de llevarte de la mano por un animé interactivo plagado de acción, sangre y muchas emociones. También se presenciarán bosses programados con interesantes mecánicas más parecidas a jefes de RPGs y, sobre todo, extraídos de la serie estéticamente a la perfección.

Gráficamente este trabajo se distingue por sobre el resto. Siempre resulta un desafío transportar la estética del animé a los títulos 3D y en esta ocasión se destaca una labor exquisita en el diseño de los personajes y el layout de cada escenario. Las actuaciones de voz para este título están a cargo de los mismos seiyū de la serie televisiva, tanto en japonés como los encargados del doblaje en inglés, dando como resultado algo magnífico. La animación está probablemente entre las mejores vistas al momento, sumado a una puesta en escena muy completa y expresiones faciales que rebalsan en detalle.

Oficialmente el videojuego se categoriza dentro del género «peleas» o arena fighter, por lo que las luchas serán el pilar más frecuente. Podrás disfrutar de tomar el control de una amplia variedad de figuras conocidas a excepción de los demonios malignos, aunque se accederá a ellos en un DLC gratuito próximamente. Será cuestión de avanzar en la historia principal para conseguir a todos ellos. Hay varios modos de combatir, puede ser 1vs1 o 2vs2, con modalidad local u online. Las mecánicas de lucha son simples, efectivas y un deleite visual. Cuentan con una triple combinación de botones entre ataques/defensas básicas y ataques especiales, más un golpe definitivo. 

En conclusión, Demon Slayer: Las crónicas de Hinokami es una experiencia de arte digital que desde CDF Gaming amamos por completo. Como fanáticos del manga y animé, esta es una obra distinta y devota que sugerimos a gritos jugar. El mensaje va dirigido tanto a seguidores de Demon Slayer como también a quienes están dispuestos a navegar por una narración dramática de primerísimo nivel, armada con un game design hermoso y batallas divertidísimas para ponerte a prueba en solitario o con amigos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.