Final Fantasy VII Remake Intergrade| REVIEW

La bienvenida a PC al RPG más emblemático de todos los tiempos

Desde su lanzamiento para PS4 en abril del 2020 y las mejoras presentadas para la nueva generación de consolas en junio de este año, muchos jugadores esperaban con ansias el port para ser disfrutado en PC, es por eso que el gigante de Square Enix se complace en anunciar el aterrizaje a sus monitores de Final Fantasy VII Remake Intergrade, una remasterización del juego más icónico de una generación.

Para contextualizar el precedente que marcó este título en la escena de los videojuegos hay que remontarse a la década de los 90, más precisamente a enero de 1997, un año después del nacimiento de sagas legendarias como Tomb Raider o Quake. Es allí donde se crea el que iba a ser galardonado como el mejor RPG de todos los tiempos; la primera entrega de un Final Fantasy en llegar a la magnífica PlayStation One, con gráficos poligonales inimaginables para la época, personajes entrañables y una música que fue y es una obra de arte y, por sobre todo, una fórmula distinta a la de sus pasadas entregas basadas en la edad media, reyes y reinas, grandes calabozos y temibles dragones.

Final Fantasy VII Remake Intergrade toma lugar en Midgar, una famosa ciudad del continente del este conocida por ser la sede de la corporación Shinra Electric Power Company, la cual en su afán de elevar sus ganancias y disminuir sus costos, secretamente deciden drenar el centro del planeta para asi extraer la energía de la tierra, el Mako, poniendo en peligro no solo la ciudad, sino también el mundo entero. Sin embargo, un grupo terrorista llamado Avalancha, liderado por Barret Wallace, decide poner fin a los actos de Shinra junto con un grupo de guerreros y un ex soldado de la corporación, ahora mercenario y actor principal de la historia: Cloud Strife.

Gráficamente el port exclusivo para Epic Store sobresale en cada aspecto posible, la tecnología combinada de Unreal Engine 4 y la mezcla de un software de punta capaz de dar mayor realismo a luces, sombras y objetos tridimensionales son la receta perfecta para entrelazar una buena historia con una hermosa dirección de arte y animación. Contrariamente a lo que se pensaría, este remake tiene la capacidad de rendir de forma excepcional tanto en una computadora  de alta gama, como asi también en PCs degama media con gráficos a menor resolución, sin desalentar ni entorpecer la experiencia de juego.

La dinámica plateada en este Final Fantasy comprenderá la unión de dos grandes pilares: la estrategia y la acción. Las mecánicas de cada personaje en combate sumado a la velocidad de los comandos y la fluidez del menú dan como resultado batallas con total frenesí, mezclando grandes escenas de acción, con épicas cinemáticas y la posibilidad que brinda el tiempo en slow motion para planificar la contienda. 

Siguiendo con la temática, es importante destacar el abanico de posibilidades de estrategias que plantea el título, ya que gracias a un eslabón crucial de la historia, las esferas de materia, podrás adquirir habilidades de curación, ataques elementales, buffs para tu equipo o estados alterados para acabar con tus enemigos con el beneficio de que no solo tus personajes subirán de nivel, sino también tus esferas engarzadas a tu equipo, lo que resulta en mejores efectos y daño a tus contiendas

Dentro del combate, cada uno de los protagonistas utilizará sus mejores ataques basados en sus capacidades una vez que se lleven una o dos barras de habilidad, dando consigo un ataque formidable acorde a su estilo de pelea sumado a un ataque especial una vez completada la barra Limit y reservado para las batallas más importantes, dentro de cada capítulo podrás invocar a un poderoso aliado para aniquilar todo a su paso.

Un valor crucial de la entrega son sus personajes, el desarrollo de los mismos y la trama están en tiempo perfecto, no hay diálogos interminables ni conversaciones sin valor; cada momento dentro del juego profundiza lentamente en los valores y convicciones de cada uno los protagonistas de esta maravillosa historia.

Dentro de los personajes que se merecían una historia adicional, está el caso Yuffie Kisaragi, una cazadora de materias que llega a Midgar simultáneamente junto con los demás protagonistas. Este contenido adicional cuenta  con una duración aproximada de entre cuatro a cinco horas y, como se aclara en la pantalla inicial del título, se recomienda comenzarlo una vez finalizada la historia principal.

Final Fantasy VII es un título para un amplio espectro de jugadores y es por eso que el juego cuenta con diferentes escalas de dificultad. Para dar libertad a la exploración y el disfrute de la narrativa, hay un modo fácil o normal automático, donde los ataques y bloqueos se harán automáticamente y no tendrás que preocuparte ya que podrás utilizar tu energía en planificar la estrategia para ganar en combate. En caso de querer tomar control manualmente de cada interacción en batalla, podrás jugar en modo fácil para una aventura sin muchos problemas, modo normal, como la dificultad por default y, al finalizar la aventura, podrás desbloquear el temible modo difícil.

Antes de finalizar, es muy importante destacar la banda sonora de esta entrega, no solo las melodías estarán presentes en cada encuentro, cinemática o batalla, sino que también tendrás la oportunidad de encontrar diferentes tracks con grandes clásicos del repertorio musical de la historia de Final Fantasy.

Con 18 capítulos por descubrir, un sinfín de sidequests por realizar, un DLC para recorrer y hasta un modo fotográfico para capturar tus mejores momentos en la aventura, Final Fantasy VII Remake Intergrade  es sin lugar a dudas, elagregado definitivo a tu colección de grandes clásicos del año.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.