The Dark Pictures: House of Ashes | REVIEW 

La tercera es la vencida.

Luego de pasar por una historia de fantasmas y un pueblo lleno de brujas, el estudio Supermassive Games y el gigante Bandai Namco crearon la tercera entrega de la saga de películas interactivas The Dark Pictures. Esta vez, House of Ashes es la experiencia gamer ideal para disfrutar en el mes de halloween con la mezcla justa entre terror, acción y un guión sublime plasmados en gráficos de primera calidad. Disponible desde el 21 de octubre en Xbox One y Series, PlayStation 4 y 5, y PC. Conocé todas las características en este análisis.

Yendo a las obviedades que igualmente deben ser mencionadas, los films interactivos tienen un objetivo claro: regocijar al usuario con una historia completa, cuyo desarrollo y final dependerá de las decisiones tomadas. Asimismo, el gameplay o las mecánicas pasan a un segundo plano en este tipo de géneros ya que su núcleo de entretenimiento no está orientado a ellas; no así como sucede con shooters o juegos de plataformas donde la predominancia es otra. La tradición viene desde Man of Medan y Little Hope para finalmente terminar en House of Ashes, donde lo que más se valora es la producción, narración, puesta en escena y el temple en los detalles. Sin mencionar que son pioneros en contar historias de horror en escenarios poco habituales, como es el caso de la Guerra de Irak. 

Ahora bien, hablando específicamente de la aventura, esta vez la franquicia hace un movimiento que la aleja de los jumpscares hacia un género que se inclina a la ciencia ficción de monstruos. Como se menciona previamente, House of Ashes se centra en los conflictos de Irak en la era de Sadam Husein remontándose al año 2003, donde un equipo táctico compuesto por marines y soldados de la Fuerza Aérea de Estados Unidos viaja al país del oriente asiático en búsqueda de un depósito de armamentos terroristas. En esta misión, los militares caen en una cueva subterránea con ambientaciones arqueológicas muy bien diseñadas que, cabe mencionar, nos recuerda muchísimo a la película «La Momia», pero en lugar de cultura egipcia, esta se centra en la sumeria. En esta zona poco explorada no tardarán en sentirse ruidos y recibir a los monstruos.

Con respecto al apartado audiovisual, la animación no tiene nada que envidiarle a los tanques de Hollywood. El reparto de actores y actrices está compuesto por un grupo interesante de figuras conocidas y todo ha sido construido con Unreal Engine 4. Se ha prestado mucha atención a las facciones de los humanos, empoderados por una magnífica dirección de arte que te catapulta directamente a principios del siglo XXI, así como también a las antiguas civilizaciones.

El game design sigue siendo excelente, pues en este tipo de juegos, el poder del relato lo es todo. Cualquiera sea la decisión que el jugador tome, siempre lo dejará pensando hacia dónde dirigir la personalidad y relación de los personajes e incluso te invita a reflexionar constantemente, ya que cumple muy bien el rol de ponerte en la piel de cada uno de los protagonistas. 

Por otra parte, las mecánicas puntualmente son tres: exploración de espacios (únicamente caminando y con una linterna), quick time events y toma de decisiones. Supermassive Games escuchó a la audiencia y evitó la cámara fija en esta entrega que se convierte en un pilar fundamental para recorrer los lugares y descubrir los variados objetos distribuidos por doquier. Entre estos items resaltan las premoniciones, cuyo propósito es revelar el futuro en cortos cinematográficos, cruciales para salvar a un personaje ante los próximos acontecimientos.

En conclusión, The Dark Pictures Anthology: House of Ashes es una sólida recomendación para los amantes de juegos y películas de terror con orientación hacia el gore.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.