Chivalry 2: Online Medieval Warfare | REVIEW

¡Ajustad las cinchas! ¡Amarrad vuestro cinturón! ¡Tened presta la espada! ¡Agarrad ese pollo corriendo por el polvo! ¡Prendedlo fuego! ¡Apunten! ¡Fuego! (Muerte por ataque crítico a Piernachueca879)

Así como suena, con esta mezcla tan ruda e hilarante, es como se puede resumir la experiencia de juego de la aclamada segunda entrega de Chivalry Online Medieval Warfare por parte de la desarrolladora Torn Banner Studios y la publicadora Tripwire Interactive. El título que inició esta trepidante serie se estrenó en octubre del 2012 como el primer juego desarrollado por el estudio que, habiendo reunido una gran fanbase a lo largo de los años, decidió en 2017 iniciar el desarrollo de la secuela que se estrenó el pasado 8 de junio de 2021 para las plataformas PC (exclusivo de Epic Games Store), Playstation 4 y 5, Xbox One y Xbox Series X/S.

Desde un punto de vista totalmente objetivo, este juego podría considerarse dentro del género de acción de campo de batalla medieval online y slasher en primera persona, pero ¿se podría quedar con esa fría definición un videojuego en el que se pueden revolear brazos cercenados al enemigo y al mismo tiempo burlarnos de su poca hombría? Difícil de creer.

Elige tu propia aventura… digo guerrero

Torn Banner Studios ubica al jugador en los hombros de un guerrero sin nombre que pertenece a alguno de los dos bandos que luchan por sus territorios, a saber, los Mason (¡Aguante el Rojo y Negro!) quienes son conocidos por ser conquistadores duros y peludos, o Agatha (¡Por el honor del Azul y Blanco!) que vendrían a ser los honorables y leales caballeros tampoco-tan-diplomáticos. Los jugadores podrán elegir entre cuatro tipos de soldados con tres especialidades cada uno, los cuales disponen de un nutrido arsenal de poderosas o ágiles armas y con habilidades únicas que determinarán su rol de soporte, tanque, guerrero o (el favorito y más odiado de todos) arquero.

El juego principalmente consiste en el choque de dos equipos en distintos mapas con objetivos únicos, en el que cada uno deberá tomar, en algunos casos, puntos de interés como matar o rescatar a un VIP, robar todas las riquezas de la ciudad, hacerles un favor a los aldeanos y sacarle el peso de sus cabezas (literalmente); o sencillamente aniquilarse mutuamente. Los campos de batalla son completamente modalidad online de hasta 64 jugadores (32 vs 32) en donde la palabra es ¡ADELANTE! y la ley es ¡MATADLOS A TODOS!

En cuanto al gameplay, hay que tener en cuenta que, al ser un juego de lucha de equipos, hay que jugar coordinadamente, por lo que el «fichín» pone a disposición del jugador una cantidad asombrosa de emotes divididos por categorías que permitirán dar mensajes de organización de equipo hasta expresar lo marrón que dejamos nuestros pantalones o insultar al enemigo que no se anima a cruzar esos dos pasos que los separan.

Agarrame que lo pongo

En cuanto a las mecánicas del juego, el moveset y habilidades especiales dependerán del arma que estemos utilizando, variando las mismas entre espadas, espadones, hachas, hachotas, picas, arcos, entre otras, las cuales pueden ser controladas en tanto su dirección como fuerza y amague, simulando de forma satisfactoria el peso de las mismas, que hará variar la velocidad con la que golpean. Sin embargo, no todo es apretar botones como un berserker, sino que para evitar que la mano del guerrero salga volando, es necesario tener en cuenta que el oponente también tiene un arma, por lo cual el jugador deberá dominar la coordinación entre ataque y defensa, teniendo la posibilidad de hacer un buen contrataque o incluso patear en las metálicas gónadas del enemigo para desestabilizarlo y hacer que le dé un besito al metal. ¿El cobarde está huyendo y no se puede alcanzar? También hay un botón asignado para arrojarle el arma y dejarlo como alfiletero.

Por suerte, la desarrolladora posibilita tanto el control del luchador tanto con teclado como por joystick, brindando la posibilidad y comodidad al usuario de poder optar por uno o por otro. Asimismo, para el jugador que le impresione ver la acción demasiado de cerca, está habilitada tanto la cámara de 1ª y 3ª persona.

Adicionalmente, dos dinámicas muy interesantes son la posibilidad de interactuar con múltiples objetos en los escenarios con distintos efectos y usos; como por ejemplo poder agarrar barriles, rocas, botellas, armas tiradas, pollos, miembros cortados o cabezas y tirárselas al enemigo haciéndoles daño (desde arriba de la muralla, siendo defensores) o comida para poder recuperar salud. También los jugadores poseerán un amplio rango de armas de asedio a su disposición, desde balistas hasta catapultas para arrojar tanto rocas como cuerpos.

La segunda dinámica a resaltar es el sistema (morboso, pero satisfactorio) de cercenamiento de miembros y cabeza, lo cual genera un elemento de sorpresa y diversión macabras cuando se asesta un golpe lateral y sale despedido un melón con pelos y sangre o una pierna.

¡Luchad por los puntos de experiencia! Y por la facha

Cada vez que se gana o se pierde una batalla, el jugador recibirá puntos de experiencia y oro (moneda del juego) que serán útiles para subir el nivel general del jugador, pero también serán distribuidos entre las distintas unidades que se utilizó, las cuales tienen su propio sistema de niveles y lo que permitirá desbloquear nuevas armas, unidades especiales y aspectos de armas y armaduras.

Esto lleva a explicar otro aspecto interesante: el completísimo sistema de personalización que permite al jugador customizar cada parte de la armadura y de las armas individuales de las unidades, las cuales variarán dependiendo del bando que se esté personalizando. Todo esto puede realizarse de manera dinámica gracias a una interfaz veloz y amigable, en donde se incluye información acerca del nivel requerido para desbloquear aspectos y el dinero (in game) que vale.

Casi que se siente el frío acero

En cuanto al apartado técnico, el juego está creado mediante el motor Unreal Engine 4, lo cual asegura de por sí una calidad impecable de detalles gráficos y fluidez. Realmente la atención al detalle, la tecnología de iluminación, la calidad de las partículas y el excelente suavizado hacen una delicia a los ojos del jugador experto, pudiendo experimentar de forma totalmente inmersiva cada combate y asegurándose de no perder ni un FPS entre encuentros. A esta experiencia la completa una calidad de audio alucinante, en donde se pueden apreciar inclusive los detalles auditivos del tintineo de la armadura de mallas o el vibrante choque del metal contra el metal.

Tras una experiencia de juego extensa, se pudo apreciar la ausencia de bugs, bajones de FPS y dinamismo absoluto durante el desarrollo del juego, lo cual supone una gran estampa de calidad por parte de la desarrolladora, quienes incluso han anunciado próximas actualizaciones con mapas nuevos de forma completamente gratuita.

Una experiencia electrizante y divertida

En resumen, el juego produce una experiencia lo más cercana a la inmersión total de combate medieval y hace sentir al jugador cada golpe realizado y cada golpe recibido, castigando sin piedad los errores de coordinación y llenándolo de adrenalina tras cada victoria. La jugabilidad, al ser tan dinámica, tienta al «fichiner» de seguir jugando una y otra vez sin importar el pasar de las horas.

1 pensamiento sobre “Chivalry 2: Online Medieval Warfare | REVIEW

  1. Gracias por el resumen. Muybueno y completo, no veo la hora de acceder al mismo….gracias Dani Vallejos…muy buena onda

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.