Assassin’s Creed Valhalla: El Asedio de París | REVIEW

Vikingos en Francia: El DLC definitivo de Assassin’s Creed: Valhalla.

Eivor llegó a París luego del éxito absoluto de La Ira de los Druidas, cuya historia transcurrió en Irlanda. Ahora es el turno de la conquista vikinga en tierras francas con la nueva expansión El asedio de París.

Sin dar muchas vueltas, esta historia lleva a Eivor junto al clan del Cuervo a luchar en el territorio francés, tal como comienza el anterior DLC. Es así que la travesía da el puntapié desde el puerto de nuestro campamento, donde Toka y Pierre invitarán a Eivor a unirse al histórico Asedio de París; allí habrá que luchar contra personajes icónicos como Carlos, Eudesm y Ricarda de Andlau.

En términos de jugabilidad, el título sigue manteniendo las mismas mecánicas que el juego original, con nuevas habilidades, runas y armas; como sucedió también con el anterior DLC. Lo más llamativo en esta nueva entrega son las plagas de ratas que no se pueden eliminar; únicamente se las podrá ahuyentar o hacer que maten al enemigo por medio de un olor fétido que produce el ataque inminente. Pese a esto, en algunos momentos atacarán al protagonista y complicarán la misión. Otra de las cuestiones fundamentales para tener en cuenta en cuanto al gameplay es que se necesita estar en el nivel 200 para poder realizar las misiones de esta nueva entrega, a diferencia de Assassin’s Creed Valhalla: La Ira de los Druidas, que solo requería ser nivel 50.

Otra de las características marcadas es que vuelven las «misiones de infiltración», que son fundamentalmente las causantes de que el juego tenga una duración de aproximadamente 10 horas dependiendo de si optamos por solo hacer las misiones principales o también llevar a cabo las misiones secundarias. Estas últimas pueden ser los recados de Pierre en las quests de la rebelión donde se estará a cargo de un grupo de aldeanos contrarios al Rey Carlos, y Eivor brindará su ayuda obteniendo como recompensa dinero que podrá ser destinado a mejorar la tienda de Pierre y volver a los aldeanos verdaderos soldados.

En cuanto al apartado gráfico, este no para de sorprender junto a su banda sonora creada y dirigida por Stephanie Economou especialmente para esta nueva presentación, sumada a sus nuevos escenarios que muestran una hermosa Francia de época con su pintoresco estilo bohemio.

Pese a la limitante de poder comenzar a disfrutar de este DLC a partir del nivel 200, cosa que será vital a menos de antojarse y morir de un solo golpe, la conclusión es: la nueva entrega de Assassin’s Creed Valhalla: El Asedio de París vale la pena, ya que tiene una historia muy completa e interesante y disfrutable, al mismo tiempo que te enseña un poco de inmersiva historia como solo Ubisoft sabe hacerlo.

1 pensamiento sobre “Assassin’s Creed Valhalla: El Asedio de París | REVIEW

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.