Una gran apuesta a continuar el legado de Dark Souls, una gran responsabilidad.

El 18 de agosto de este caótico 2020 recibimos la llegada de Mortal Shell a PlayStation 4, Xbox One y PC, otro videojuego guiado por la esencia que dejó la exitosa saga Souls de FromSoftware. Gracias al desarrollo de Cold Symmetry en Unreal Engine 4 y la distribución de Playstack, intentan llenar ese vacío que los amantes de la franquicia no pueden llenar desde 2016 y aportaron al mundo del gaming un juego de rol más cercano a lo Soulslike, algo que también pudimos ver este mismo año con Hellpoint, pero llevado al género de terror con una ambientación más infernal y futurista.

Este título desarrolla su historia en un oscuro mundo medieval plagado de amenazas constantes. La dinámica es habitar diferentes receptáculos. Estos se denotan en caballeros caídos, los cuales al «poseerlos», el personaje obtiene las características del mismo, tales como la salud máxima, estamina y determinación. Esta última cumple su función como una energía (o maná, si vale decir) que se utiliza a modo de fuente para ejecutar diferentes movimientos o habilidades dependiendo del avance del jugador y se recarga mediante ataques a enemigos. Los receptáculos se pueden encontrar de manera aleatoria, como así también al derrotar enemigos.

Clásico del género, el encuentro con el primer jefe será a los primeros segundos, donde a manera de tutorial será una lucha que difícilmente (pero no imposible) se puede ganar, y es fundamental para aprender los movimientos de ataque y defensa.

A pesar de que desde un comienzo el protagonista aparece como un ser desnudo y desprotegido, la mecánica más interesante que otorga el juego es la de endurecer, que está disponible desde el primer momento, permitiendo al personaje convertirse en piedra y dándole un voto de confianza para no sentirse vulnerable al empezar la aventura. Esto convierte a esta habilidad en algo clave para todos los combates, que administrándola eficientemente el jugador podrá resistir cualquier ataque. Endurecer tiene un cooldown o enfriamiento de seis segundos y se puede utilizar toda su carga o interrumpirlo según convenga.

Mortal Shell cuenta con otra mecánica de familiaridad al estilo de The Elder Scrolls, con la que se logra hacer los objetos algo más interesantes. Esto significa que cuando se recoge un item se desconoce su funcionamiento, por lo que habrá que hacer de su uso para descubrirlo y mejorarlo.

Algo a tener muy presente son los TAR, la moneda del juego, utilizables tanto para comprar diversos elementos, como también para desbloquear receptáculos y mejorar habilidades. Otro recurso son los Vestigios, considerados como experiencia pero que solo sirven para utilizarse únicamente en el receptáculo actual. En este último caso, se pueden conseguir venciendo a enemigos fuertes y a jefes. Como dato importante, a diferencia de los TAR, los vestigios no se pierden al morir.

En el aspecto visual, el juego sigue la línea de los títulos del género hasta el momento. Aunque lo más destacable sean las animaciones y la dirección de cámara, este título ofrece una experiencia un tanto más real, propulsada por Unreal Engine 4, logrando ambientes y paisajes muy característicos para la trama. Luego de la entrega de Dark Souls III, último de la saga Souls, muchos juegos han pasado y varios se arriesgaron a postularse como sucesor terminando como almas perdidas. Mortal Shell puede que haya llegado para ocupar ese lugar que quedó en los seguidores, quizás no con la misma profundidad en lo que a historia se refiere, pero puede ser una gran opción para los amantes del género.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.