Redragon Invader M719 | REVIEW

Durante los últimos años, Redragon logró ganarse un lugar dentro del mercado de periféricos para gaming ofreciendo una gran variedad de productos que se adaptan a cualquier necesidad y además sorprenden por su relación calidad-precio.

A la hora de comprar un mouse, los usuarios se pueden encontrar con una innumerable oferta de productos en el mercado, cada uno con diferentes características y diseños que pueden hacer muy difícil el momento de decidir por cuál optar para comprar el nuevo integrante de su set-up. Algunos los prefieren con muchos botones, otros con menos, ergonómicos, ambidiestros, pesados, livianos, con leds, etc. En estos tiempos hay para todos los gustos, por lo tanto, lo principal al momento de escoger es pensar en cuál cuenta con las características de mayor utilidad y qué beneficios otorga para que el usuario pueda exprimir al máximo las funciones que provee.

Al abrir la caja del Invader M719 lo primero que se puede apreciar es al mismo con sus ocho botones configurables, su cable mallado de 1.80 metros con conexión USB, un manual de usuario y un sticker de Redragon para añadir a la computadora y obtener más FPS. Una vez conectado es cuando reluce su delicada iluminación LED personalizable para que combine con el resto del setup. Entre sus botones, cuenta con uno de burst-fire que por defecto repite tres clicks con la posibilidad de disparar en rafaga con cualquier arma y en cualquier shooter, una ventaja muy poco vista en el mercado y que no debería ser usada en partidas competitivas, ¿o si?

Contando con un sensor óptico PixArt 3325, este mouse se puede configurar desde los 100 a los 10000 DPI con su software dedicado de Redragon para elegir la opción que se adapte a la mano de cualquier jugador, ya sea para MOBAs o shooters, donde la precisión de los clicks es fundamental para llevar adelante cualquier partida. Además permite seleccionar su polling rate —tasa de refresco— entre cuatro opciones: 125HZ, 250HZ, 500HZ o 1000HZ. La aplicación también es necesaria para personalizar el color y efectos de su iluminación, además de servir para configurar sus ocho botones y programar los atajos que resulten útiles para aumentar la eficiencia tanto al jugar como al trabajar.

Recomendado para un agarre de clawgrip y fingertips, el Invader es la opción minimalista entre los mouse que ofrece Redragon. Liviano y con un diseño compacto sumado a la estilizada línea iluminada y sus botones complementarios que sobresalen ligeramente, brinda una comodidad plena para pasar largas sesiones de juego y mucho más para quienes cuentan con manos de tamaño mediano o pequeñas.

Luego de un tiempo usando el Invader, las sensaciones que deja son muy positivas, ya que su precio permite a muchas personas la posibilidad de acceder a un mouse con buenas prestaciones y con una calidad de construcción y diseño más que decente para satisfacer las expectativas de quien lo compre.

Si bien el Invader M719 no es el producto estrella del catálogo de Redragon, es un mouse que cumple con todos los requisitos para asegurar la eficiencia de cualquier jugador a un precio asequible. Este mouse combina la simpleza con los recursos necesarios tanto para jugar una partida competitiva con la tranquilidad de tener los accesorios en una sola mano, como así también trabajar con el confort de poder usar los atajos de cualquier programa en los macros que permiten los botones del dispositivo.